SiteLock
Squash Granada - Historia del Squash

«
»

Historia del Squash

Durante más de 1000 años el hombre ha inventado y disfrutado de una variedad de juegos consistentes en golpear una pelota, ya sea con el puño cerrado o con algún tipo de bate o raqueta. Alrededor del año 1148 los franceses jugaban le Paume (la palma de la mano), que luego daría origen al Jeu de Paume, Tenis Real o, si usted practica el deporte, simplemente Tenis. A principios del siglo XIX esta obsesión con las raquetas y pelotas dio origen a una nueva variedad del deporte en un lugar poco usual: la Prisión Fleet de Londres.

Los prisioneros de la Fleet, en su mayoría deudores, se ejercitaban golpeando una pelota con una raqueta contra alguna de las muchas paredes, empezando así el juego de Rackets. En 1820 el Raquets, por algún extraño camino, llegó hasta Harrow y otras escuelas inglesas y fue de esta fuente que nació nuestro deporte, el Squash.

El Squash fue creado alrededor del año 1830 en la Escuela Harrow, cuando sus alumnos descubrieron una pelota pinchada de Rackets, al aplastarse contra la pared con gran impacto, producía un juego con mayor variedad de golpes y requería un mayor esfuerzo físico por parte de los jugadores, quienes simplemente no podían esperar que la pelota volviera rebotando a ellos. Esta variante tuvo una aprobación masiva y en el año 1864, mientras que el Squash fue oficialmente declarado como deporte, se construyeron las primeras cuatro canchas.

SUS INICIOS EN INGLATERRA

El primer registro referido al Squash, además de aquel del Colegio Harrow, aparece en el libro inglés La biblioteca del Bádminton de Deportes y Pasatiempos, escrito por el Duque de Beaufort en 1890. Eustace Miles, campeón mundial de Tenis y Rackets, escribió el primer libro de Squash en el año 1901, expresando en el mismo que el deporte era disfrutado por miles de jugadores en varias partes del mundo. Para ese entonces ya existían canchas en colegios y universidades en Inglaterra y en algunos domicilios particulares. El primer Campeonato Mundial de Squash Profesional se llevó a cabo en Inglaterra en 1920. En 1923 cuando H.A.L. Rudd escribió para la Revista de Baily, previó que el Rackets perdería muchos jugadores por el Squash, con la llegada del primer Campeonato Inglés para Amateurs, según su opinión, el Squash implicaba transpirar pero no exigía las mismas habilidades del Rackets. La previsión de Rudd fue correcta: El Squash creció rápidamente, dejando atrás a su deporte fundador.

¿En qué consiste?

pistaEl squash se parece mucho al tenis: exige mucho entrenamiento, constancia y disciplina. La gran diferencia entre ambos es que hay que jugarlo en un área cerrada y también tiene sus propias reglas. Las pistas son cubiertas, con suelo de madera y bordeadas por cuatro paredes. La incorporación de paredes de cristal ha influido en el desarrollo de este deporte, ya que permiten el seguimiento del partido por parte de los espectadores.
El juego consiste en lanzar la pelota con una raqueta de manera que sea difícil de devolver. La pelota puede rebotar en cualquiera de las paredes, siempre y cuando no lo haga fuera del listón que delimita el área.

Generalmente en los partidos juegan dos personas, aunque a veces también lo hacen cuatro.

Algunos jugadores destacan por el control de la pelota mientras otros lo hacen por la rapidez, la resistencia o la potencia de su lanzamiento.

Equipamiento necesario

raquetaEl equipo que debe tener un jugador de squash consiste en unas raquetas, pelotas y zapatillas apropiadas. El material del jugador de squash es parecido al de tenis pero con algunas diferencias.

Las raquetas de squash tienen un mango más largo que las de tenis; por el contrario, la parte de cuerdas es más pequeña. Además, son muy ligeras y resistentes, ya que están fabricadas con aluminio o grafito.

Las pelotas son de caucho, huecas y con unos 4 centímetros de diámetro, un poco más pequeñas que las de tenis.

En cuanto a las zapatillas,deben ser ligeras y transpirables, flexibles por la parte de delante y con base firme. Es recomendable que la suela sea de látex para que se adhiera bien al suelo y así evitar las caídas en los movimientos rápidos.

Cualidades físicas

Para ser un buen jugador de squash es importante reunir una serie de cualidades, como velocidad, resistencia, agilidad y fuerza.

Hay que tener en cuenta que la pelota es muy veloz y no hay red que la detenga, por lo que se producen rápidos rebotes en las paredes que le dan al juego una gran velocidad e intensidad. Por esta razón es necesario, además de velocidad y fuerza, rapidez de reflejos y una respuesta locomotriz muy rápida para ser capaz de seguir la pelota.

La rapidez con que debe cubrirse el área de juego requiere que el jugador sea muy ágil. Los músculos y las articulaciones necesitan tener la flexibilidad suficiente para permitir desplazamientos y movimientos veloces sin sufrir ninguna lesión.

Los músculos de las piernas y los brazos deben estar bien tonificados y desarrollados para correr con rapidez y para dar mayor impulso a la pelota en el lanzamiento. La fortaleza de estos músculos también contribuirá a la resistencia necesaria para aguantar un juego largo e intenso.

Las Reglas del Juego Squash

Una explicación sencilla del squash sería decir que es un deporte de raqueta y pelota en el que hay que golpear la bola y hacer que rebote en una de las cuatro paredes de la cancha para, de esta manera, ganar el punto.

Un partido de squash dura generalmente una hora. A lo largo de este tiempo la pelota puede chocar con cualquiera de las paredes que conforman la cancha, pero dentro de las líneas que delimitan el área de juego. También es necesario anotar que la pelota solamente puede tocar el suelo una sola vez antes de ser golpeada por el jugador.

Los puntos se ganan de las siguientes maneras: cuando el contrincante no es capaz de tocar la pelota que enviamos, si el oponente envía la pelota fuera de las líneas que delimitan el área o si éste deja que la pelota toque el suelo más de una vez.

El partido se divide en cinco partes, en cada una de las cuales hay que conseguir nueve puntos. Aquel jugador que gane tres de los cinco juegos será el vencedor.

Existen dos modalidades de juego, individuales y dobles. En el primero se enfrenta un jugador frente al otro en una cancha de entre 6 y 9 metros. En la categoría de dobles la superficie de juego es mayor.

Precauciones en el Squash

El squash es un deporte que permite fortalecer los músculos de las piernas y los brazos. Además de ser un excelente regulador del peso corporal, contribuye a mantenerse en forma y agudiza los reflejos, ya que hay que moverse con rapidez para poder seguir la pelota. Pero como todo, es conveniente practicarlo con las medidas preventivas necesarias para evitar cualquier tipo de lesión.

Las lesiones de espalda son las más frecuentes en aquellas personas que practican este deporte. Hay que tener en cuenta que requiere movimientos bruscos y tiende a forzar más una parte del cuerpo que la otra. Si hace unos ejercicios de precalentamiento y no lo practica de manera desmesurada, podrá evitar cualquier tipo de problema.
De todos modos es aconsejable tener en cuenta una serie de cuidados.

Evitar practicarlo si padece dolores de espalda.

Realizar ejercicios que fortalezcan la musculatura de la espalda; y abdominales para así proteger la columna vertebral.

Hacer ejercicios de calentamiento durante alrededor de 15 minutos. Así preparará el cuerpo para el ejercicio. Deberá correr por la pista unos minutos, movilizar las articulaciones que más se ejercitan durante el squash -tobillos, rodillas, muñecas, codos y hombros-, y para acabar, practicar con la raqueta haciendo movimientos más suaves que en el partido.

Evitar las posturas demasiado forzadas durante el juego.

Utilizar un calzado deportivo ligero y con capacidad de amortiguación.

protecc

Abarles Squash Granada. Calle Santo Tomás de Villanueva, 5, 18004 Granada Teléfono 958 277 910 e-mail info@squashgranada.com